¿Por qué desde las neurociencias se revaloriza la lectura de Literatura?

Es a través de la literatura que uno puede “meterse” en la cabeza de alguien. En un libro, la voz del narrador resuena todo el tiempo en la mente del lector, como si el autor pudiera instalarse en los pensamientos del que lee. Este ejercicio de “ponerse en la cabeza de” los personajes de un cuento, por ejemplo, después, los chicos lo hacen con las personas que tienen a su alrededor. Entonces, mediante esta transferencia, aprenden a conocer a las personas y a tener un cuidado especial en el trato con ellas. Aprenden a empatizar con los demás, a ponerse en su lugar y a comprenderlas mejor. Roald Dahl siempre decía que es más importante en la vida ser amable que ser inteligente. Y, esto es cierto porque uno vive con gente; entonces, podés ser un genio pero no te va a servir de nada si los demás te son ajenos, no te interesan, no los comprendés… La neurociencia es iluminadora en este campo, y lo que hace es validar muchas intuiciones, como la del poeta italiano Cesare Pavese, quien ya en la primera mitad del siglo XX decía que uno se conmueve ante ciertas realidades porque las vio antes en los libros. La neurociencia le está dando mucho valor a la lectura literaria como posibilidad de vivir experiencias que de otro modo, uno no podría conocer, es decir, la lectura nos lleva a participar de las experiencias de otros. Existen estudios en los que escanearon los cerebros de personas leyendo y vieron que no solo se activaban en ellos las áreas que tienen que ver con el lenguaje para entender lo que leían, sino también, las áreas que tienen que ver con los sistemas de navegación que nosotros usamos para desplazarnos de un lugar al otro, por ejemplo. Quiere decir que los lectores estaban simulando la acción del personaje. Entonces, se comprueba que la literatura es una gran simulación de experiencias, que no solo es importante para tener mejor vocabulario, expresarse mejor, no tener errores de ortografía, sino también para adquirir experiencias y empatizar mejor con los demás.
Conclusión: “¡Uno no puede vivir mil vidas pero sí puede leer mil libros! (Cecilia Pisos)”
 

CUALIDADES DE UN LIBRO INFANTIL PARA CONSIDERARLO VALIOSO

Muchos escritores piensan que la literatura debe abrirles la cabeza a los chicos, en el sentido de llevarlos a una realidad que ellos no conocen. Esto está en algunos libros. Pero, hay otros, que los llevan a viajar hacia el interior de ellos mismos y los pueden ayudar a conocerse mejor, y, esto es lo que el chico está haciendo mientras crece, buscar quién es, identificarse o no con ciertas actitudes e incluso ver cómo puede resolver algún problema propio. Cuántas veces, de grande, uno se sintió identificado en un libro con algo que le pasaba a un personaje. Esto es porque la carne de los personajes es de personas; los autores trabajan sobre sentimientos y actitudes de personas que conocen, después las revisten de otras cosas pero básicamente, en el fondo, hay seres humanos. Por eso, logran llegar hasta los seres humanos. Cuando uno crea un personaje sobre la base de actitudes o sentimientos de personas reales, aunque las mezcle con ficción, seguro va a lograr un encuentro con sus lectores porque se van a encontrar, reconocer a ellos mismos en las historias que leen.
Entonces, se trata de dos viajes. El viaje hacia el exterior, que te motoriza a conocer otras realidades porque las viste en el libro, y el viaje hacia el interior de vos mismo que te ayuda a conocerte. Es bueno que haya libros con los que los chicos se reconozcan. A veces contar historias “del recreo” los puede llevar a procesar sus propios conflictos…
Conclusión: Hay libros que favorecen el viaje hacia el exterior (libros de aventuras o de mundos lejanos) y libros que favorecen el viaje hacia el interior de uno mismo, o sea hacia la introspección (libros de temas cercanos a uno mismo)
 

COMO EDITORA DE LIBROS DE TEXTO CECILIA DA SU PUNTO DE VISTA

Durante años los libros de texto se fueron haciendo cada vez más gordos, muy abigarrados de imágenes. Y, a la vez, se complejizaron muchísimo al divino botón, porque no abren a la posibilidad de profundizar en los temas, más bien invitan a los chicos a hacer, desde la gráfica misma, zapping. En un momento dado, se pensó que el libro tenía que competir con la revista para chicos o con las pantallas, copiando el formato. Pero, por ahí, la cosa no va. El diferencial de un texto es la palabra. En la palabra, uno puede encontrar razonamiento y sentimiento. Cuando era editora solía abogar para que, además de poner noticias periodísticas relacionadas con los temas curriculares para mediatizar la información a los alumnos, pusiéramos, por ejemplo, un fragmento de Aristóteles mismo, dando lugar, de ese modo al quizá, único encuentro del chico con el filósofo griego. El periódico siempre está a la mano. Pongamos los textos de los filósofos, entonces, mediados, explicados, y quizá así, sirvan de inspiración a algún chico para tomar la determinación de ir a la biblioteca para ampliar. El libro tiene que seguir siendo distinto de cualquier portador, tiene que ser el lugar donde uno puede detenerse y no precipitarse ni dispersarse con ventanitas, el lugar donde hacer pie para pensar…
Personalmente, a la hora de evaluar una historia infantil privilegio que esté escrita pensando en el destinatario y que tenga un trabajo con el lenguaje. Esto es el estilo, digamos, lo que hace que un texto sea literario. La literatura, en general, y no solo la de los chicos, ha ido perdiendo en estilo para ganar en comprensión. Es decir, ha ido bajando los decibeles en cuanto a maneras de decir figuradas, se está volviendo cada vez más llana para no perder lectores. Pero el trabajo con la palabra es el diferencial de la literatura. Yo buscaría un libro, que además de decir cosas que puedan ser interesantes, despierten la imaginación, asombren por el uso de las palabras o nos toquen la sensibilidad desde un lugar diferente.
Conclusión: Busquemos libros que estén trabajados lingüísticamente y tengan estilo propio, para escuchar una voz nueva y ayudarnos a encontrar nuestra propia voz
 

LIBROS QUE A CECILIA LA INVITARON A VIAJAR EN SU INFANCIA

En mis visitas a escuelas, les cuento a los chicos que cuando era chica tenía los clásicos de la colección Robin Hood que en la contratapa traían todos los libros de la colección. Entonces, cuando terminaba uno, miraba a ver qué otro título me llamaba. O, si un autor me había gustado, hacía el caminito del autor y leía todos sus libros. Mis favoritos eran Verne y Alcott. Con Julio Verne, me iba de aventuras y los de Louisa May Alcott me hacían el camino de la introspección porque había en ellos muchas situaciones y conflictos con los personajes. Estaba, por ejemplo, Jo, en Mujercitas, que quería ser escritora. Yo me identificaba absolutamente con ella. De hecho, en la historia, ella mandaba cuentos a los diarios de Boston porque su papá luchaba en la guerra de secesión y en su casa económicamente estaban mal y, tiempo después, me encontré yo misma mandando mis poemas a Clarín. Tuve mucha suerte porque me llamaron y me publicaron en la sección de cultura. Y, aquí mi favorita era María Elena Walsh: tenía todos sus libros, sus discos, la iba a ver al teatro… También leía a Elsa Bornemann y a Laura Devetach, de quien la maestra de tercero nos había dado un cuento maravilloso, “La Planta de Bartolo”, a la que le crecían cuadernos. Recuerdo el asombro que me causó porque era realmente algo muy distinto de lo que estábamos acostumbrados a leer: ¿cómo que de una planta salían cuadernos para todos los chicos del pueblo? Quise leer el Quijote a los siete años y una tía me encontró una versión para niños que todavía guardo en mi biblioteca. Después terminé dando clases del Quijote cuando di Literatura Española en la Facultad… Pero, ¿cómo llegué al Quijote? Por la tele, porque había visto el capítulo de los molinos de viento recreado en un programa. Por eso, esa dicotomía entre la TV y los libros no tiene lugar. Uno nunca sabe cómo puede llegar un buen libro…
Conclusión: promocionemos la lectura creando un ambiente con libros infantiles de calidad.
 

DÓNDE ENCUENTRA CECILIA LA INSPIRACIÓN PARA TANTAS HISTORIAS QUERIDAS POR SUS LECTORES
 


Regalo de sus pequeños lectores

Me gusta tener una conexión grande con mis lectores. Por ejemplo, mi novela “Querida Autora”, cuenta el intercambio de emails entre una escritora, Felicia Lupi y su lectora favorita, Luci. Y esta correspondencia lleva, de algún modo, a resolver el problema de la protagonista, el maltrato de una de sus compañeras. A partir de este libro recibí mails de muchísimos chicos y ¡hasta invitaciones a jugar! A mí me encanta contestarles a mis lectores y poner como punto de encuentro la Feria del Libro o tal vez, una visita a la escuela. Este año saldrán dos libros creados a partir de situaciones reales con niños protagonistas, Tablet (ed. La brujita de papel), que hablará/mostrará nuestra relación con las palabras y con las pantallas y el libro de cuentos “El cuen- del medio minu-” (ed. Edebé) con historias relacionadas con la lectura. Uno de los cuentos de este libro surge a partir del relato de una bibliotecaria de un centro comunitario sobre un chico inmigrante que finalmente pudo encontrar en un libro del centro las palabras para contar su propia historia. Los escritores tenemos que tener antenitas y saber escuchar muchas historias de la vida real y devolverlas a sus protagonistas.
Conclusión: en la literatura podemos encontrar nuestras propias historias

 

EN LA ESCUELA PRIMARIA RECORREMOS CAMINOS CON LA LITERATURA DE CECILIA

Cecilia es una escritora que no tiene problemas con la hoja en blanco. Se le ocurren tantas ideas que ni bien termina una novela, su único problema es con cuál, de todos sus bocetos, sigue escribiendo la próxima. Por esto, su producción es muy fructífera.

Aquí va mi recorrido lector por algunas de sus novelas que me encantaron para trabajar el lenguaje, los sentimientos, para vivir experiencias cercanas y lejanas y comprender con los alumnos de primaria un poquito más del universo humano.

 

Como si no hubiera que cruzar el mar, 6to grado y 7mo grado
Alfaguara (Bs As, 2005).
Ilustraciones de Eugenia Nobati.

¿Qué pasa con Carolina cuando tiene que dejar su país, Argentina, para irse a vivir a España a los doce años? ¿Cómo será la despedida? ¿Encontrará nuevos amigos? ¿Cómo logrará que la entiendan cuando las palabras y las costumbres son tan diferentes? Por suerte, tiene las cartas de su bisabuela. Ella, muchos años antes, hizo el mismo viaje pero al revés, de España a Argentina. Y, estas cartas ayudan a Carolina a entender mejor ese nuevo país y a poner en orden todas las emociones que trae esta fabulosa experiencia. Este libro tiene la habilidad de llevarte de viaje hacia afuera y hacia adentro de vos mismo invitándote a reflexionar sobre temas como las costumbres y tradiciones familiares, la comunicación con una nueva cultura y sobre todo que, las cuestiones fundamentales de la vida, como el amor, no tienen fronteras.

 

¡Invadido!, 5to grado
ed. SM, col. Barco de Vapor (Bs As, 2015).
Ilustraciones de Gonzalo Kenny.

Durante más o menos unos cuarenta días, Buenos Aires conquistada será parte del Imperio Británico. Durante más o menos cuarenta días, algunos oficiales, y los niños y mujeres que acompañaban a los invasores se alojarán con familias porteñas. Durante más o menos cuarenta días, Juan se sentirá invadido en su propia casa por John Ward, el hijo de uno de los dos gaiteros del regimiento escocés de Highlanders. Serán cuarenta días de celos, secretos, conspiraciones, temor, aventura, lucha por la libertad. Serán cuarenta días también, para descubrir que la amistad y el honor no tienen banderas. ¡Y que el sonido de una gaita se escucha desde lejos, bien lejos, sonoro, inconfundible!

 

Querida autora, 4to grado
ed. Norma, col. Torre de Papel (Bs As, 2013).
Ilustraciones de Alex Dukal.
Novela infantil que encanta a los chicos. ¡Se la devoran! Por su simplicidad, su lenguaje actual y su cercanía a los temas que a ellos les interesan. Cuenta el intercambio de emails entre una escritora, Felicia Lupi y su lectora favorita, Luci, una correspondencia que permite resolver el problema de la protagonista: el maltrato de una de sus compañeras.
Queridos lectores, Ed. Norma, colección Torre de papel (Buenos Aires, 2015).
Ilustraciones de: Alex Dukal.¡La historia continúa! Y, ahora, serán los alumnos, los que, guiados por su autora favorita, se conviertan en escritores e ilustradores inspirando a Felicia Lupi en su nuevo proyecto editorial y aprendiendo a trabajar en equipo, cediendo y compartiendo ideas.

 

El té de la Princesa, 3er grado-mujeres
ed. SM, colección Barco de Vapor
Ilustraciones: Viviana Garofoli
La princesa Sofi se aburre de ser princesa única. No va a la escuela ni tiene amigos. ¿Cuántas travesuras podrá hacer hasta que encuentre un verdadero amigo?

 

Este campeonato apesta, 3er grado-varones
ed. Atlántida (2008), colección Juani y Superfido
Ilustraciones: Catriel Tallarico y Sil Benaghi
Juani y su equipo de la escuela se anotan en un campeonato de fútbol. La expectativa es gigante pero parece que todo les sale mal. En primer lugar, el color de la camiseta: ¡rosa!, después los organizadores se equivocan y los anotan en la categoría de los chicos más grandes, pero, lo peor de todo es la paciencia que hay que tenerle a las discusiones de los papás, quienes quieren ganar a toda costa. Juani y toda su comunidad escolar tendrán que aprender realmente que jugar y divertirse es lo más importante de todo.

 

Esto no es una caja, 2do grado
Ed. SM, (Bs As 2013) colección Barco de vapor
Ilustraciones: Sebastián Barreiro
Realmente para la protagonista de esta historia una caja puede convertirse en cualquier otra cosa que le permita jugar y encontrarse con su mamá. Este libro nos recuerda la importancia de volver a jugar y nuestra capacidad de transformar el mundo en un lugar mágico y maravilloso

 

Un cuento por donde pasa el viento, 1er grado
Ed. Sudamericana, (Bs As, 2004).
Ilustraciones: Pablo Bernasconi
En esta historia hay un príncipe valiente, una princesa con moños, un ogro preguntón, animales que hablan y, claro está, viento, mucho viento. Que lleva y trae una y otra vez, la misma pregunta. ¿Cuál será? Si acompañás al príncipe en su viaje en busca de la respuesta al acertijo del ogro, podrás ayudarlo a decidir cuál de todas servirá para liberar a la princesa, que espera a su amado, baldeando con lágrimas la terraza de la torre.